La iniciativa de ADRA España ofrece un nuevo comienzo a las víctimas del terremoto

Adventist Development and Relief Agency

La iniciativa de ADRA España ofrece un nuevo comienzo a las víctimas del terremoto

El 8 de septiembre de 2023, varios pueblos de Marruecos sufrieron el impacto de un terremoto de magnitud 6,8; el más fuerte que ha sacudido la región en más de 60 años.

Humanitario

ADRA España ha vuelto a viajar a los pueblos del Atlas marroquí que se vieron gravemente afectados por el terremoto de magnitud 6,8 del pasado 8 de septiembre, el más potente registrado en la zona en más de 60 años.

En esta ocasión, Daniel Abad, coordinador de ADRA España en Marruecos, y Marta Ayuso, miembro del equipo de ADRA España, han coordinado dos nuevas entregas de cabras para las poblaciones bereberes de la zona. En total, se han distribuido 375 cabras entre 75 familias que perdieron su actividad ganadera a causa del terremoto.

“Es ganado autóctono: se trata de la raza parcha y la raza negra del Atlas”, explica Abad. “Son autóctonas y están muy bien adaptadas al entorno. Las cabras están adaptadas a su entorno, que es muy frío en invierno y muy caluroso en verano”.

Cada uno de los pastores beneficiarios de este proyecto ha recibido cinco ejemplares de ganado (un macho y cuatro hembras) debidamente marcados y vacunados antes de ser entregados a las familias. En un plazo de seis meses, el ganado podrá duplicar su número de ejemplares y los pastores recuperarán su principal actividad económica en los mercados locales.

Los beneficiarios han sido elegidos entre la población local con la ayuda de la organización local sin fines de lucro Al Ofoq. Los pastores beneficiarios deberán identificarse con su número nacional de identidad, firmar los contratos de cesión facilitados por ADRA y comprometerse por escrito a dedicar estos animales a su actividad económica y no a otros usos.

Esta iniciativa de ADRA España busca ofrecer una oportunidad para un nuevo comienzo tras el terremoto. “Perdieron sus casas, algunos perdieron familiares y también su actividad económica. Ahora pueden tener un nuevo comienzo y lo reciben con gran alegría”, explica Bouker Bennani, representante de Al Ofoq. “Es una nueva oportunidad que les permitirá dejar de pedir ayuda a los demás”.

Cada uno de los 375 beneficiarios ha recibido también 160 kilos de alfalfa y forraje con los que podrán alimentar al ganado durante los próximos dos meses. Las familias reconocen que, con la venta en el futuro de una de estas cabras, podrán obtener los ingresos necesarios para sobrevivir durante dos meses.

Durante esta nueva visita a las poblaciones del Atlas, Abad y Ayuso también han podido visitar a algunos de los pastores que recibieron ganado hace cinco meses. En aquel momento, ADRA España ya hizo una primera entrega de 150 ejemplares de cabras a un total de 30 familias de cuatro aldeas.

“Cuando las cabras crezcan, podremos venderlas y reinvertir ese dinero para comprar alimentos y otros productos”, explica uno de los pastores que se ha beneficiado de la ayuda de ADRA España. “Nuestro objetivo es tener una pequeña ganadería en la que, al menos una vez al mes, podamos vender un ejemplar en el mercado local”.

Este proyecto, y toda la respuesta humanitaria desplegada en Marruecos por ADRA, es posible gracias a la financiación desinteresada de nuestros socios, donantes, y especialmente de los siguientes países: ADRA Alemania, ADRA Japón, ADRA Australia, ADRA Francia, ADRA Canadá, ADRA Países Bajos, ADRA Bélgica, ADRA Austria, ADRA Europa, ADRA Noruega, ADRA Nueva Zelanda, ADRA República Checa, ADRA Portugal y ADRA Suiza.

Este artículo fue facilitado por el sitio web de la División Intereuropea.