Los voluntarios dedicaron 17 días a un proyecto de creación de un hospital en el Líbano [Foto: Voluntarios de la Misión Líbano]

South America

La Universidad Adventista de Brasil, Campus Iglesia Hortolândia, instala un hospital móvil en el Líbano

Los voluntarios realizaron 1.700 consultas médicas y odontológicas y donaron gafas graduadas y medicamentos a los residentes de Oriente Medio.

Lebanon | Charlise Alves

En agosto de 2023, un grupo de 25 voluntarios de la Universidad Adventista de Brasil (UNASP), Iglesia Campus Hortolândia, embarcó rumbo al Líbano, una nación de Oriente Medio fronteriza con Siria. En su equipaje se incluía material para montar un completo hospital móvil en el país islámico, con el objetivo de atender la salud de miles de sirios y libaneses. El hospital prestó servicios médicos, dentales y ópticos. Los médicos y dentistas voluntarios realizaron 1.700 consultas con la ayuda de otros profesionales.

El proyecto Winners lleva muchos años activo en Líbano, ofreciendo actividades educativas y deportivas a niños desfavorecidos. Es un ministerio apoyado por la Federación de Empresarios Adventistas (FE). El proyecto acogió a los voluntarios para que pasaran una estancia segura, aunque nadie imaginaba que estaba a punto de estallar un conflicto (Hamás contra Israel).

Los misioneros del campus Hortolândia de la UNASP pasaron 17 días en Líbano en agosto y regresaron sanos y salvos a Brasil antes de que comenzara el conflicto. Sin embargo, Mariah Custódio renunció a regresar a Brasil para permanecer en el país árabe como voluntaria durante dos años. A pesar de los conflictos actuales, ella y sus compañeros misioneros de otras partes del mundo decidieron quedarse. En este momento delicado, están recibiendo aún más atención de la Iglesia Adventista para permanecer seguros en el país.

Atención sanitaria

El grupo misionero del campus Hortolândia de la UNASP prestó asistencia en la mezquita y el ayuntamiento de Majdal-Anjar, situado a 62 kilómetros (aproximadamente 39 millas) de la capital libanesa, Beirut. El teniente de alcalde Saed Yassine fue a visitar el lugar de la asistencia y aprovechó para recibir atención médica. El funcionario publicó en sus redes sociales un mensaje de agradecimiento por los proyectos sociales desarrollados en beneficio de la población.

A los 73 años, el Dr. Edgard Oliveira Jr., oftalmólogo, es misionero desde hace muchos años y aceptó embarcarse en una misión más. El departamento de oftalmología atendió a 659 pacientes. De ellos, 535 recibieron gafas graduadas a medida. El Dr. Edson Jara, médico generalista, y el Dr. Albert Schveitzer, pediatra, atendieron a 750 libaneses y sirios. Según el doctor. Jara, “la mayoría de los pacientes se quejaban de estrés, ansiedad y dolores musculares, aparentemente debidos a un esfuerzo físico excesivo”.

Los dentistas se enfrentaron a muchas dificultades para tratar la salud bucodental, porque la población no tiene costumbre de cepillarse los dientes. Los dentistas atendieron a 400 personas y realizaron restauraciones, cirugías y otros procedimientos, devolviendo la salud y la autoestima a niños y ancianos. En el Líbano, el pastor Ronaldo Arco, de la Iglesia Hortolândia de la UNASP, asistió a médicos y dentistas, mientras que otros miembros del equipo trabajaron en áreas distintas de las que conocen. Algunos fueron cocineros, traductores, recepcionistas y ayudantes de ópticos y farmacéuticos, unidades creadas para atender a los pacientes.

Diferencias

El calor, el huso horario, el idioma, las largas jornadas de trabajo, la cultura, la religión y, sobre todo, los constantes apagones, hicieron que la misión fuera aún más difícil. Sin embargo, la determinación de ayudar a la gente fue mucho mayor que los retos.

Thiago Icassatti, analista funcional, trabajó en la misión como asistente dental y traductor. Señala que los libaneses están enemistados con los sirios, lo que dificultó la asistencia a las citas. “Las mujeres son ignoradas por los hombres, y los padres tienen la costumbre de agredir físicamente a sus hijos. Otro hecho es que no dan la mano a las personas del sexo opuesto”, dice el traductor.

El país atraviesa actualmente una profunda crisis económica.

Para dar una perspectiva, un profesional bien pagado recibe un salario mensual equivalente a 80 dólares. La religión predominante en Líbano es el Islam; los fieles musulmanes creen en Alá. “A los misioneros se les dijo que no hablaran de religión ni de Jesús, a menos que se les preguntara”, añade Icassatti.

Milagros

Los desafíos comenzaron incluso antes del viaje, empezando por el elevado costo de cada voluntario. Keilise Ebinger, nutricionista, se sorprendió por la respuesta inmediata a su oración. “Estaba en la reunión de la Misión Líbano y decidí orar para conseguir recursos económicos para ir a la misión. Entonces, se me acercó una pareja y me dijo que no podía ir al Líbano, pero que tenía ganas de pagar todos los gastos de mi viaje”, cuenta agradecida.

Según el relato del doctor Oliveira, “unos días antes de partir, nos enteramos de que el equipo oftalmológico para realizar las pruebas de visión ya no estaba disponible en Líbano. Así que el oftalmólogo se unió a un grupo de oración para interceder por la difícil situación. En un solo día, conseguimos el material a precio de costo. Fue un verdadero milagro”.

El doctor Jara compartió cómo la oración puede resolver inmediatamente un problema: “Estaba en la mezquita, atendiendo a los pacientes y, de repente, se cortó la luz. El lugar estaba lleno de pacientes, y con los ventiladores y aires acondicionados apagados, el calor obviamente aumentó, haciendo que la gente se sintiera incómoda. Así que decidí llamar a dos colegas de la misión con el fin de que oraran para que volviera la electricidad, y la respuesta fue inmediata. En cuanto dijimos ‘Amén’, volvió la luz”.

Otra experiencia notable tuvo lugar en el barracón de los hombres. El lugar fue atacado con piedras y disparos por un vecino irritado por el ruido del generador. Al día siguiente, los voluntarios encontraron los casquillos de bala y las piedras esparcidos por el suelo y dieron gracias a Dios porque nadie había salido herido.

Amistades y gratitud

Los voluntarios también tuvieron momentos de distensión con el pueblo libanés. “Me invitaron a dar un paseo y a probar las comidas típicas, como el maneesh, que es parecido a la pizza. Tuve la oportunidad de cantar alabanzas en casa de otra familia libanesa”, cuenta Icassatti.

El doctor Jara contempló los paisajes del país árabe mencionados en la Biblia: “Vimos lugares exuberantes como el Valle de los Cedros, así como las ciudades de Sidón, Tiro y Zahle”.

Los miembros de la Misión Líbano regresaron a Brasil con la certeza de que su misión se había cumplido. Prueba de ello es el mensaje que una mujer libanesa dio a los voluntarios: “Los habitantes de Majdal-Anjar dijeron que nunca habían sido tan bien tratados por un grupo de voluntarios, que se sentían queridos y preguntaron cuándo volvería el grupo al país”.

Los voluntarios de la UNASP aún no han regresado al Líbano, principalmente debido al actual conflicto en la región, pero mientras tanto, la tecnología los ayuda a mantenerse en contacto con algunos pacientes que se han convertido en amigos.

La versión original de esta noticia se publicó en el sitio de noticias en portugués de la División Sudamericana.

arrow-bracket-rightComentarioscontact