Silver Spring, Maryland, United States | Ansel Oliver/ANN

Como presente navideño, este año, la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales sugiere, entre otras cosas, una vaca, una cabra, o abejas. Para los que desean colaborar con algo más inusual, la agencia sugiere clavos, cuerdas, o un machete.

Aunque estos no son regalos que uno suele encontrar envueltos bajo el árbol de Navidad, los presentes para los menos afortunados de los países en desarrollo pueden resultar transformadores, y pueden brindar una fuente sustentable de ingresos para alimentar a una familia o enviar a los niños a la escuela.

La lista de regalos se encuentra en el Catálogo de Presentes Realmente Útiles de ADRA de este año, que está disponible en GiftCatalog.ADRA.org, o llamando al 1-800-242-2372.

“El catálogo de este año es su oportunidad de dar un presente que no sea tan solo otra chuchería, sino algo que ejerza un impacto enorme y dramático en la vida de alguien que lo necesite”, dijo Chris LeBrun, director de desarrollo de ADRA.

El catálogo agrupa los presentes en categorías que van desde el agua potable y la asistencia médica hasta la ayuda asistencial en situaciones de catástrofe y la ayuda a los huérfanos.

Uno de los presentes posibles es una vaca para una familia con un hijo ciego. En países como Bangladés, un niño ciego puede representar un estrés financiero adicional para la familia. Al enseñar al integrante ciego de la familia a cuidar de la vaca, la persona recibe un propósito, y además pueden vender la leche.

“Los animales siempre son populares”, dijo Karla Cole, diseñadora asociada de ADRA, al referirse al catálogo anual. “Uno de mis favoritos es la colmena, porque crecí en una granja y siempre he querido tener abejas”, agregó, refiriéndose al Presente No. 12. Diez colmenas brindan ingresos sustentables suficientes para una familia de un país en desarrollo, que le permite poner comida en la mesa, enviar los niños a la escuela y cubrir los costos de una atención médica adecuada.

Otro presente, el número 19 del catálogo, provee de herramientas a los hogares a cargo de niños para que construyan un refugio.

El Presente No. 22 ayuda a un huérfano por causa del HIV/SIDA. Muchos de estos huérfanos sufren discriminación, y no reciben las mismas oportunidades que otros niños de su edad, lo que los hace vulnerables a vidas de delito y prostitución. Ayudar a uno de esos niños les brinda la posibilidad de ir a la escuela, así como herramientas para una carrera futura.

Una categoría está dedicada a las mujeres y las niñas. El Presente No. 14 ayuda a financiar un programa de casas seguras que brinda un lugar seguro inmediato para las víctimas de la violencia doméstica en lugares como Rumania. Otro presente ayuda a proteger a una niña de la explotación sexual haciendo que continúe sus estudios. El Presente No. 18 ayuda a salvar a una niña de hasta inclusive 9 años para que no se convierta en una niña dada en matrimonio.

El catálogo también incluye historias exitosas de los años pasados.

En Birmania, en el sudeste de Asia, un programa para ayudar a que las viudas participen en la producción de alimentos está proveyendo de ingresos a 150 mujeres de una de las regiones con menor desarrollo de la nación.

“Todas nosotras fabricamos los productos alimentarios en casa, pero invertimos juntas en las materias primas”, explicó el año pasado a los obreros locales de ADRA una mujer llamada Masanymint, que es madre sola y tiene cinco hijos. “Ahora puedo comprar buenos alimentos para mis hijos, y darles los libros, los uniformes y los artículos escolares que necesitan”.

A lo largo del año, ADRA atiende a casi trece millones de personas de más de cien países, escribió Jonathan Duffy, el presidente de ADRA, en la introducción del catálogo de este año, en la que agradece a los donantes.

“Es vuestro apoyo lo que nos permite llevar el amor de Dios y la ayuda vital necesaria para ayudar cada día a personas de cada rincón del planeta”, expresó.

Cuando Rosemarie Clardy, de la iglesia adventista Mt. Pisgah, en el estado de Carolina del Norte (Estados Unidos), recibió el catálogo por correo, dijo que sintió la motivación de hacer algo.

“Los niños estaban sonriendo y tenían alimentos en sus manos; eso me hizo llorar”, dijo Clardy.

Este próximo sábado, Clardy preparará una cartelera para promover el catálogo en el vestíbulo de su iglesia. Y durante el culto, espera pasar a la plataforma para decir a la familia de su iglesia que “en esta época del año nos gusta darnos regalos, pero lo mejor que podemos dar es cuando podemos ayudar a los demás”.

arrow-bracket-rightComentarioscontact